Conocer la importancia de la proteína durante el embarazo

Conocer la importancia de la proteína durante el embarazo, para los adultos, la proteína es esencial para mantener el cuerpo en funcionamiento, ya que se necesita para diferentes funciones corporales.

La proteína, compuesta de una o más cadenas largas de aminoácidos, es un componente importante de cada célula de su cuerpo. Ayuda a construir y reparar el tejido; hacer enzimas y hormonas; y construir huesos, músculos, cartílagos, piel e incluso sangre.

Cuando está embarazada, la proteína dietética adecuada es crucial para garantizar que tenga un bebé saludable. Los aminoácidos en la proteína ayudan a construir todo, desde los músculos de su bebé hasta su cerebro.

La proteína también es necesaria para producir la cantidad correcta de células sanguíneas y ayuda al cuerpo a producir hierro, un nutriente importante que lo ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable. Las mujeres a menudo necesitan más hierro de lo normal cuando están embarazadas.

La proteína también ayuda a que el tejido mamario y uterino crezca durante el embarazo.

Por otro lado, la baja ingesta de proteínas durante el embarazo puede conducir a una serie de problemas de salud tanto en la madre como en el bebé en desarrollo.

En primer lugar, puede causar debilidad y un aumento de la fatiga en la madre embarazada.

Para el bebé en desarrollo, una dieta baja en proteínas puede conducir a un desarrollo muscular y articular deficiente, desarrollo óseo deficiente, deformidades musculares o óseas, abortos espontáneos, daño cerebral y un alto riesgo de defectos de nacimiento.

De hecho, si hay falta de proteínas, su bebé creciendo dentro de su útero comenzará a descomponer sus propios tejidos para obtener bloques de construcción para el cuerpo, evitando que ambos se mantengan saludables.

Investigación sobre la importancia de la proteína durante el embarazo

Varios estudios han arrojado luz sobre la importancia de las proteínas durante el embarazo.

Por ejemplo, un estudio de 2013 publicado en el Journal of Health, Population and Nutrition informa que la tasa de crecimiento estuvo muy influenciada por la ingesta de leche materna y proteínas. Estos hallazgos sugieren que la contribución de nutrientes comunes u otros factores nutricionales presentes en la leche y las proteínas promueve el crecimiento del feto.

En un estudio de 2016 publicado en Advances in Nutrition, los investigadores que usaron cerdos como modelo animal encontraron que los requisitos para varios aminoácidos indispensables aumentan dramáticamente durante la última gestación en comparación con la gestación temprana.

Se deben realizar estudios adicionales durante el embarazo para confirmar los requisitos de proteína recientemente determinados y para determinar los requisitos de aminoácidos indispensables durante el embarazo en humanos.

¿Cuánta proteína se necesita durante el embarazo?

Según la American Pregnancy Association, las mujeres embarazadas necesitan de 75 a 100 gramos de proteína por día.

Esto es aproximadamente 25 gramos más de lo que necesitaría normalmente.

Sin embargo, su requerimiento de proteína puede ser un poco menor o más dependiendo de su nivel de actividad también. Si usted es muy activo y realiza ejercicio regularmente, es posible que desee aumentar su ingesta de proteínas de 80 a 100 gramos por día.

¿Cuáles son fuentes saludables de proteína?

Mientras que las carnes magras, las aves de corral y los pescados como el salmón, el halibut, la trucha, el bacalao y la perca son excelentes fuentes de proteínas, hay algunas opciones más saludables que debes probar.

Algunas otras fuentes de proteínas de las que dependen muchas mujeres embarazadas son los frijoles, el tofu, los cacahuetes, el germen de trigo y los cereales integrales.

Los batidos de proteínas y las barras de proteínas también son suplementos nutricionales que pueden ayudar a algunas mujeres a cumplir con sus requisitos mínimos de proteínas.

Durante el embarazo, debe evitar los quesos blandos y no pasteurizados, los pescados con un alto nivel de mercurio, la leche no pasteurizada y la carne procesada, como la carne al estilo deli.

Si bien estos alimentos son ricos en proteínas, también son propensos al desarrollo de bacterias, que pueden conducir a varias enfermedades transmitidas por los alimentos. Por lo tanto, es mejor evitar estas fuentes de proteínas durante el embarazo y durante la recuperación.

Conclusión

Además de prestar atención a su ingesta de proteínas, debe tomar sus vitaminas prenatales y comer una dieta balanceada.

Al mismo tiempo, el ejercicio regular, el sueño adecuado, la respiración profunda y un bajo nivel de estrés son de vital importancia durante el embarazo.

Seguir leyendo el articulo...

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies