Remedios caseros para el eccema en los niños

7. Lila india

La lila india, también conocida como neem, es otro gran remedio para los niños que sufren de eczema.

Las propiedades antibacterianas, analgésicas, antiinflamatorias y antimicrobianas ayudan a aliviar los síntomas del eczema como la sequedad, el dolor, el enrojecimiento, la hinchazón y la inflamación. Además, el aceite de neem ayuda a mantener la piel afectada hidratada.

  • Diluir 5 o 6 gotas de aceite de neem con un poco de aceite portador. Aplíquelo suavemente sobre el área afectada con un bastoncillo de algodón o una bolita de algodón, y déjelo reposar por hasta 20 minutos. Lave el aceite con agua tibia. Repita una o dos veces al día hasta que logre los resultados deseados.
  • Alternativamente, puede agregar unas gotas de aceite de neem al agua templada del baño y ayudar a su hijo a remojarlo por más de 20 minutos. Seque la piel suavemente, luego aplique un poco de humectante ligero. Use este tratamiento una vez al día.

8. Aceite de semilla de girasol

El aceite de semilla de girasol se ha utilizado ampliamente en el tratamiento de diferentes trastornos de la piel, incluido el eccema.

El aceite de girasol mejora la función de barrera de la piel, lo que a su vez evita la sequedad de la piel. También proporciona alivio de picazón. Además, es seguro usarlo como aceite de masaje para bebés.

Un estudio de 2013 publicado en Pediatric Dermatology informa que el aceite de semilla de girasol mejoró la hidratación de la piel en los bebés.

  1. Masajea la piel de tu hijo con aceite de girasol.
  2. Déjalo actuar durante al menos 20 minutos.
  3. Hazlo dos veces al día.

9. Mantener una temperatura uniforme

Un cambio en la temperatura puede agravar los síntomas del eccema. De hecho, los cambios bruscos de temperatura contribuyen a la sequedad de la piel y a las sensaciones de picazón.

Por lo tanto, se recomienda mantener una temperatura uniforme para tratar el eczema en los niños.

Intente mantener una temperatura pareja en las habitaciones donde su hijo pasa la mayor parte del tiempo. Mantenga cada habitación a una temperatura constante y cómoda.

Durante los meses de invierno, en lugar de usar un edredón grueso, use capas de ropa de cama para que su hijo pueda quitarlas una por una, dependiendo de lo cálido que se sienta.

10. Humidificador

Si los síntomas de eczema de su hijo se agravan durante los meses de invierno, entonces el desencadenante puede ser la falta de humedad, que tiende a permanecer baja en el invierno.

Además, los sistemas de calefacción central fuerzan el aire caliente en toda la casa, lo que hace que la piel se seque y provoque ataques de eczema. En tal caso, la mejor solución es utilizar un humidificador para ayudar a volver a humedecer el aire.

Mantenga la habitación de su hijo a una temperatura cómoda que no sea demasiado cálida o demasiado fría, con un nivel de humedad entre el 45 y el 55 por ciento para evitar que la piel se seque.

En lugar de comprar un humidificador, simplemente puede mantener un recipiente con agua en cada habitación donde su hijo pasa la mayor parte del tiempo para ayudar a aumentar la humedad en el aire. No importa lo que decida usar, manténgalo limpio para evitar el crecimiento de moho.

Consejos adicionales

  • Evite el contacto con irritantes, según lo determine el médico de su hijo. Los irritantes comunes incluyen la caspa de animales, el humo del cigarrillo y los aerosoles químicos.
  • Enséñele a su hijo a practicar buenas técnicas de cuidado de la piel.
  • Mantenga la temperatura de la habitación de su hijo fresca durante la noche para evitar la sudoración, lo que puede irritar la piel.
  • Mantenga las uñas de las manos cortadas, ya que el rascarse puede contribuir a una infección.
  • Mezcle de 5 a 10 gotas de aceite de manzanilla en el agua del baño de su hijo para aliviar la picazón y la sequedad.
  • Las alergias a los alimentos pueden funcionar como un desencadenante para algunos niños con eczema. Para abordar este problema, alimente a su hijo con alimentos probióticos o use suplementos probióticos bajo la supervisión de su pediatra.
  • El calor y el sudor pueden empeorar el eccema, por lo tanto, asegúrese de que su hijo no se expone al sol durante largas horas.
  • Una reacción alérgica a los ácaros del polvo puede empeorar el eccema, por lo tanto, mantenga limpia la habitación, la ropa de cama y la ropa de su hijo.
  • Evite los baños de burbujas y jabones, ya que pueden irritar y secar la piel. Elija un limpiador suave, sin fragancias en su lugar.
  • Para controlar la piel seca y el eczema, asegúrese de que su hijo coma una dieta saludable y nutritiva.
  • Además, mantenga el cuerpo de su niño hidratado recordándole que beba agua con más frecuencia.
Sending
User Review
0 (0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *